Back

Estrategias de neuromarketing para implementar en tu marca

Hoy en día podemos encontrar una variedad de herramientas que nos permiten conectar con las emociones y motivaciones que habitan en nuestro consciente. Tal como las estrategias de neuromarketing, que buscan orientar, basado en datos científicos, a las marcas para que tomen decisiones más acertadas y que les permitan acercarse más a sus clientes potenciales.

Estrategias de Neuromarketing

En pocas palabras, el neuromarketing es la neurociencia aplicada al marketing. Es una disciplina que estudia los procesos de compra y de toma de decisiones de los clientes y/o clientes potenciales antes de realizar una compra, mientras están en el proceso de efectuarla, y claro, después de llevarla a cabo.

Si bien, tradicionalmente existen otros métodos de investigación como encuestas y focus group, estos no suelen ser confiables, ya que interfieren diversos factores que pueden sesgar las respuestas, al querer agradar al encuestador o pretender dar una respuesta “correcta”.  Sin embargo, tu boca puede decir que te gusta cierto productos (posiblemente creas que es verdad), pero tu mente puede decir todo lo contrario.

Entre los principales objetivos de estudio de esta disciplina, podemos resaltar:

  • Identifica reacciones de aceptación o negación del consumidor con relación a las marcas, el diseño de envases, el producto, las plataformas en las que tiene presencia, entre otros aspectos.
  • Prever el comportamiento del cliente en el proceso de compra.

¿Cuáles son los orígenes del neuromarketing?

Los orígenes del neuromarketing se remontan al año 2002, cuando el profesor holandés Ale Smidts (ganador del Premio Nobel de Economía), la acuñó. De acuerdo a este autor, el neuromarketing consistía en las técnicas de investigación de los mecanismos cerebrales en la mente, es decir, el subconsciente del consumidor, para descubrir cómo las marcas podrían mejorar sus estrategias de marketing.

A raíz de esta combinación entre la neurociencia y el marketing, es que el neuromarketing se basa principalmente en las siguientes áreas:

  1. Neuropsicología.
  2. Neuroeconomía.
  3. Neurología.
  4. Neurociencias.

Elementos del neuromarketing

De acuerdo a varias fuentes el neuromarketing se encarga de medir 3 elementos que tienen una importancia fundamental para las empresas, ya que el éxito en estos puede representar la rentabilidad o escalabilidad de una empresa.

  • Atención: Sirve para determinar cuáles son los elementos a los que los consumidores están atentos ante los estímulos que recibe en su día a día, cómo son o podrían ser las personas que lo rodean, el ambiente, el ruido y los colores; así como los elementos que se exponen en un anuncio publicitario.
  • Emoción: Las emociones de los clientes y/o clientes potenciales cambian de acuerdo a sus sentimientos, a lo que ven, escuchan o experimentan algo que es agradable a ellos. Esto es muy importante para las marcas porque es necesario saber cuáles son los elementos que causan agrado, ya que con esto pueden promover una compra por medio de emociones empáticas.
  • Memoria: Para que una marca sea comprada, primero debe ser recordada. Con esto las compañías buscan crear ambientes y mensajes que impacten al consumidor en diferentes ámbitos y de una manera efectiva, los recuerden.

Ya que conoces cuáles son los elementos que mide el neuromarketing, con esto puede mejorar tu estrategia para alcanzar más rápido tus objetivos.

Elementos del neuromarketing

Tipos de neuromarketing

El neuromarketing se divide en 3 tipos principalmente, cada uno se basa en una variedad de técnicas que se utilizan en publicidad, marketing y ventas con la finalidad de acercarse al usuario, provocar una conexión con el cliente, hacer sentir una experiencia y estimular las ventas.

  • Neuromarketing auditivo 

Se basa en todo aquello que percibe todo aquello que escuchamos. Se estima que el oído humano es capaz de diferenciar unas 30mil frecuencias diferentes.

Cada uno de nosotros somos sensibles a la música u otros sonidos, incluso al silencio, razón por la cual, en algunos sport se tiende a hacer uso de datos para potencia determinada música o hacer un silencio en un momento concreto de la publicidad.

El oído también nos permite ser conscientes de nuestros movimientos o del sentido del equilibrio. No olvidemos que nuestro sentido del oído tiene memoria auditiva y es la que almacena información sobre nuestras experiencias a lo largo de nuestra vida.

  • Neuromarketing visual

Se basa en cómo percibimos nuestro alrededor con los ojos, cómo somos capaces de captarlo todo. Hay varias técnicas que se utilizan para hacer que el consumidor perciba algo mucho más interesante.

Las palabras como “gratis”, “rebajas”, “ocasión” y “oferta” son otras técnicas de venta para llamar la atención de nuestros clientes.

Se ha demostrado que una imagen llega de forma muchísimo más rápida al cerebro, lo que nos indica la eficacia del mensaje que se quiere transmitir está garantizada.

  • Neuromarketing kinestésico 

Este tipo de neuromarketing es el que se basa en lo que percibimos con el tacto, el olfato y el gusto. Si bien, es menos utilizado, no es menos importante. Un ejemplo de esto, podrían ser las degustaciones de productos y presentaciones en dónde los consumidores y público pueden oler, tocar y probar.

Una vez que hemos diferenciado estos tipos de neuromarketing, podemos darnos cuenta de cuán importantes son las sensaciones y las emociones que despiertan los productos. A través de ellas, el cerebro de un consumidor determinará en su subconsciente si ese producto llegará a su casa, o no.

El conocer las emociones de los consumidores a través del neuromarketing es parte imprescindible como estrategia para el aumento de ventas.

Estrategias de neuromarketing que puedes aplicar en tu empresa

Conoce diversas estrategias de neuromarketing que te permitirán poder acercarte a tus clientes, mejorar su experiencia y también aumentar las ventas.

1. Utiliza la psicología de los colores.

En verdad, la psicología de los colores no es una tontería. Si bien tenemos la costumbre de asociar ciertos colores con sentimientos, por eso tiene sentido tomar en cuenta lo que significa cada tono y el saber usarlo según tu objetivo para la página o el contenido en cuestión.

Las grandes marcas consideran cuidadosamente el efecto de cada color en sus embalajes, materiales promocionales, etc., y vale la pena que hagas lo mismo en tu negocio.

2. Explora los gatillos mentales.

Los gatillos mentales son factores que nos llevan a tomar decisiones de forma “automática”, es la forma en que nuestro cerebro se encuentra para mantenerse en equilibrio en medio de tantas decisiones a las que nos enfrentamos, es decir, ante ciertos estímulos. Como por ejemplo:

  • Prueba social: Presentar la cantidad de personas que ya han comprado tu producto para motivar a quien llegó ahora para hacer lo mismo.
  • Escasez: Un ejemplo perfecto de esto, son las ediciones limitadas. El cerebro entiende que necesita actuar rápido para no perder la oportunidad.
  • Urgencia: Siguiendo la misma línea que el principio de la escasez, la urgencia lleva a las personas a actuar por impulso. Un ejemplo de esto, es el Buen Fin.
  • Exclusividad: Las personas aman ser parte de grupos selectos o ganar accesos anticipados a productos y/o servicios, pues la sensación de exclusividad les hace sentir importantes.
3. Haz pruebas A/B:

Ya que hemos hablado sobre el uso adecuado de colores y de gatillos mentales, ¿cómo sabremos si los colores y los gatillos que hemos elegido son lo que realmente nos conviene? Pues es aquí justo donde entran las pruebas A/B.

El objetivo de estas, es crear diferentes versiones de la misma publicidad, página o contenido, con cambios mínimos, y ver cuál obtiene mejores resultados.

El público será automáticamente dividido entre las dos versiones y, al final, la que genera mejores resultados permanece.

4. Aplica el anclaje de precios.

Nuestro cerebro suele tener una dificultad para pensar sobre el precio basado en el valor de un producto y/o servicios, es decir, por lo que realmente hace por nosotros. Es más fácil tomar como base los precios para productos similares y observar si la oferta en cuestión es cara o barata.

5. Ofrece valor antes de realizar un pedido.

En lugar de llegar empujando tu producto o servicio a cualquier persona que demuestre el más mínimo interés, debemos mostrarnos listos para ayudar. Para esto, podemos apoyarnos aclarando dudas, ofreciendo tips o consejos de cómo funciona mejor el producto.

Actividades como esta, ayudará a que la gente tenga confianza en tu marca.

6. Domina el arte del storytelling.

¿Sabes qué es el storytelling? Es el arte de contar historias de modo más emocionante, con la finalidad de conquistar clientes.

Ten en cuenta que el contenido bien producido es más persuasivo y tiene un efecto poderoso en la generación de conversiones, ya sea a la hora de suscribirse a un newsletter o de comprar algún producto y/o solución que el negocio ofrece.

Te invitamos a que leas nuestro blog sobre ello para que conozcas más respecto a este tema, aquí.

7. Repite ideas y conceptos de forma estratégica.

“La repetición es la madre de la retención.” Este es un dicho que tiene un lugar especial en el corazón de quien hace marketing, no lo dudes.

Con el tiempo, incluso si alguien es completamente opuesto a tus ideas puede cambiar de pensamiento si las oye por suficiente tiempo.

8. Esmérate en el diseño.

El diseño de tu sitio o contenidos en redes sociales, tiene que ser impecable y apegarse completamente a tu línea gráfica. Cuanto mejor sea el diseño, llamará mejor la atención y los usuarios explorarán sobre tu marca.

El diseño agradable y fácil de entender es infinitamente superior a uno sin forma y función.

9. Ofrece pocas opciones de elección.

Es muy importante que entendamos que una de las funciones del neuromarketing es ayudarnos no sólo a saber qué hacer, sino también a qué dejar de lado.

Lo mejor que podemos hacer es encontrar el equilibrio, y presentar las opciones de forma que no tengan un efecto paralizante sobre los clientes. En ese caso, vale otro dicho popular: “menos es más”.

Conclusión

Así que como pudiste darte cuenta, cada día es más evidente que si las marcas quieren llegar a cliente y/o clientes potenciales, ya no basta solo con tener un producto excelente. La experiencia del usuario es aún más importante que el producto en sí. Ahora ya conoces estas estrategias de neuromarketing que te permitirán llegar con a tus clientes y ofrecer una experiencia más completa en torno a tus productos y servicios.