Growth Driven Design: La nueva forma de hacer sitios web

Hay algo que las agencias aún no comprenden, y es que las empresas que las buscan para apoyarles en la gestión de sus campañas digitales o sitios web para elevar su posicionamiento y crecer su base de clientes a través de internet regularmente lo hacen debido a que han pasado por malas experiencias (con otras agencias o por la alta competitividad del mercado) y les ha costado mucho tiempo y esfuerzo reunir la inversión que este tipo de sociedad implica. Pero hay algo que nadie les dice y es que los proyectos de desarrollo web tradicionales han sido históricamente mal planteados y presentan tres grandes problemas principales:

Altas inversiones iniciales

Los servicios de desarrollo web tradicionales buscan lograr productos digitales que a la percepción de los diseñadores y los desarrolladores cuenten con todas y cada una de las funciones “necesarias” para poder obtener los resultados esperados. Todo bajo la premisa de entregar un sitio web 100% equipado que les permita recibir visitantes en dicha plataforma y así convertirlos en clientes.

Lamentablemente esto rara vez tiene éxito debido a que todo se trabaja bajo la percepción y no bajo medición de datos reales obtenidos de los usuarios. Mientras tanto, el costo de inversión se eleva al intentar desarrollar un sitio web aparentemente completo que además implica varios meses de desarrollo y lo más grave… todo esto basado 100% en la intuición de los creativos.

 

Lanzamientos inoportunos e ineficaces:

Gestionar productos digitales de forma tradicional implica largos tiempos de planeación, investigación, conceptualización y desarrollo, lo que resulta en lanzamientos tardíos que cuando finalmente se llevan a cabo, los productos digitales resultan obsoletos.

 

Páginas web estancadas:

El mundo de la tecnología y el marketing digital crecen y evolucionan todos los días debido a que el mercado también lo hace. Esto tiene un impacto directo en la forma en que los usuarios interactúan con las marcas diariamente.

Los proyectos de desarrollo web tradicionales no tienen como enfoque principal la medición constante de datos que les permita evolucionar a la par de sus consumidores tomando como base lo que ellos realmente buscan de la marca. En el punto anterior hablábamos de que un sitio web tradicional ya es obsoleto al momento de su lanzamiento, ahora imagina dejarlo así por 3 años.

Desafortunadamente esto es lo más común del mundo pues al haber existido una alta inversión inicial con resultados muy por debajo de lo esperado es más que claro que el cliente se encuentre desmotivado para volver a invertir en un nuevo sitio web y no será sino hasta después de algunos años cuando su necesidad vuelva a superar su decepción y considere invertir nuevamente en un sitio nuevo con una agencia nueva y repetir todo el ciclo de nuevo. ¡NO LO HAGA COMPA!

Para romper ese círculo vicioso y convertirlo en uno virtuoso existe el Growth Driven Design, la nueva forma de hacer sitios web que si entrega resultados oportunos, eficaces y constantes.

¿Qué es el Growth Driven Design (GDD)?

Es un nuevo modelo de diseño y desarrollo web basado en la Metodología Ágil. En este, las plataformas se conciben como prototipos con tempranos lanzamientos y están en constante evolución.

Al acortar los periodos de lanzamiento a menos de la mitad de lo que la forma tradicional lo permite, podemos empezar a medir y optimizar con base a datos reales, sin dejar todo al criterio de quien desarrolla, todo esto en un tiempo récord. Gracias a ello se eliminan las grandes inversiones iniciales, se acelera el retorno de inversión y permite dirigir el desarrollo web a quien realmente importa, tus usuarios.

Etapas del Growth Driven Design

El ciclo del GDD se conforma de 4 etapas: Planeación, Desarrollo, Aprendizaje y Transferencia, las cuales explicaremos a continuación.

Planeación: Esta es la etapa inicial del proceso y consiste en sentar las bases del proyecto, esto significa definir su mercado, los objetivos y se crea una lista de deseos con todos los elementos que nuestro sitio podría tener para elegir el 20% de los elementos que tendrán el 80% del impacto en los usuarios.

Desarrollo: Una vez terminada la fase de planeación se procede al desarrollo de la plataforma de lanzamiento. Esta se desarrolla basándonos en la mencionada en el punto anterior, eligiendo pocos elementos esenciales que nos permitan profundizar en ellos y lanzar el producto a la brevedad.

Aprendizaje: Una vez lanzado el producto se analiza la información obtenida en el ciclo y se validan o refutan las hipótesis planteadas en la etapa de planeación.

Transferencia: Finalmente se recopilan los insights obtenidos y se comunican a las diferentes áreas involucradas como el equipo de Estrategia Digital o Marketing Intelligence.

¡LISTO! El ciclo se ha cumplido y es momento de comenzar de nuevo.

Como puedes ver esta nueva forma de hacer las cosas deja poco espacio a la insatisfacción del cliente, pues las ventajas son todas y el valor del producto digital va siempre en crecimiento y no en deterioro.

Es momento de hacer web de forma que brinde resultados y que trabaje en conjunto con tus estrategias digitales para lograr todos y cada uno de los objetivos planteados y muchos más.

Apasionado del diseño y obsesivo del detalle. Director creativo en Brouo®

Post a Comment

CONTACTO