¿DNS? Conoce cómo nos ayudan día con día a encontrar lo que buscamos

¿Te has imaginado cómo sería si tuvieras que memorizar una cadena de números para poder navegar en internet y recordarla cada vez para que quieras ingresar a tus sitios preferidos diariamente? 

Es verdad que sería posible registrar algunos en tu memoria, pero cualquier sitio nuevo ya sería difícil de recordar y, además, te llevaría demasiado tiempo encontrarlo.

Los servidores DNS, cumplen con esta tarea nombrando los sitios web con agilidad y calidad. Es decir, fungen como un traductor de la dirección IP asignando un nombre para poder ingresar al sitio web.

¿Qué es DNS?

Podríamos decir que es una tabla de nombres de dominios que tiene como función guardar una lista de registros que apuntan para los hosts de destino.

El sistema DNS comenzó a ser utilizado en 1984 y fue esencial para la popularización del uso de la internet; pues facilitó muchos procesos, permitiendo que las personas tengan acceso a los contenidos de la web sin necesidad de entender sobre programación.

Para explicar mejor sobre los servidores DNS, daremos un ejemplo fuera del mundo de la computación, pero que puede ayudarte.

¿Dónde se guarda la información?

Dónde se guarda la información junto con quién es responsable por traducir el dominio a la dirección IP son dos preguntas frecuentes.

Actualmente en el mundo existen 13 “Root Servers” que son responsables por responder directamente a las peticiones de registros de la zona raíz de DNS o sistema de nombres de dominio. Ellos también responden otras peticiones proporcionando una lista de los DNS asignados para el dominio de nivel superior (top level domain) apropiado.

Es decir, realizan una traducción del dominio escrito en el navegador y encaminan el acceso hacia el servidor al cual el dominio apunta. 

¿Para qué más nos ayudan?

Existen otros tipos de registro DNS que este también almacena. Cuando se envía un correo, por ejemplo, el DNS es responsable de descubrir a dónde va el mensaje.

Existen al menos 10 tipos de registros para DNS y, dependiendo de la evolución de la red, pueden crearse nuevos tipos. Los más utilizados son:

  • Tipo A: Almacena el nombre y la IP de los sitios web.
  • CNAME: Es un apodo para el registro A. Es muy utilizado para redireccionamiento, ya que apunta un dominio o subdominio para la dirección IP del dominio inscrito.
  • MX: Se usa específicamente para servidores de correo electrónico. Este funciona de la siguiente forma: cuando enviamos un correo, el DNS busca un registro MX para saber cuál es la IP del servidor de correo de determinado dominio.
  • TXT: Se usa generalmente para configurar la línea de SPF, que colocan en práctica las políticas anti-spam de gran parte de los servidores web.
  • URL: Permite configurar el redireccionamiento de un dominio para otro.

¿Por qué es importante contar con un servicio de DNS?

La importancia de contar con un servicio DNS confiable y ágil es para garantizar que el sitio web esté cargado rápida y correctamente.

Pero, ¿cuál DNS ofrece agilidad en la obtención de datos? Existen diversas opciones, pero se destaca CloudFlare. Además de hacer todo el trabajo de DNS, posee aún herramientas diferenciadas de Firewall y CDN, entre otros.

Aunque aparentemente no vemos los DNS o no conocemos sobre ellos, forman parte del día a día de todos los usuarios de internet, ya que nos ayudan a encontrar la información que buscamos más rápido traduciendo las direcciones IP a un lenguaje semántico.

Post a Comment

CONTACTO