Debranding

Es momento de hablar con la verdad

Aunque en este espacio, todas las marcas buscan presentarse como la opción más viable. Para conseguirlo recurren a generar una imagen corporativa bien cuidada y otra serie de acciones. Esto es lo que nos permite identificarnos con determinada marca. 

Sin embargo las formas de crear estrategias que se conviertan en leads está cambiando drásticamente. En este sentido, el debranding aparece como una antiestrategia que está aportando resultados inesperados.

¿Podemos llamar a esto una estrategia?

Podemos definir este concepto como el escenario en el que ni el logo, ni el slogan o cualquier elemento visual es lo más importante: en lugar de marcas, personas de verdad y su tono de voz real se convertirán en los intermediarios entre consumidores y productos, según señala este artículo de 2016.

Vivimos en un mundo de conexiones e información infinitas

Estas conexiones sociales que el ecosistema digital nos permiten una mayor interacción con otros usuarios de las marcas. Anteriormente podías compartir tu experiencia de compra sólo con ciertos círculos cercanos a ti. Ahora es posible preguntar, en Youtube por ejemplo, a cualquier experto sobre el tema sus opiniones sobre ciertas marcas.

«La marca que grita más fuerte es la que menor atención consigue» Fast Company

Nunca antes la voz de los usuarios había sido escuchada, y si sólo esperas que tu marca se convierta en una máquina de ventas, tal vez deberías considerar regresar y tomar otro camino. Puesto que tus consumidores conocen, tienen conexión con otros consumidores y saben reconocer cuando realmente estás ofreciendo una aportación a su vida o sólo estás generando estrategia de ventas.

Lo esencial es, ante todo, que tu marca se muestre humana y empática con su audiencia.

Si estás considerando el debranding como antiestrategia, considera también trabajar con expertos e indicadores que te permitan conocer a tu audiencia, y también descargar nuestra GUÍA "¿Cuándo aplicar un Rebranding?".